Una gladiadora, mi heroína/ Guillermo Muñoz y el mensaje de su hija Cesia

Cesia Muñoz tenía veintidós años, y sufrió un demoledor proceso de leucemia que terminó con su vida en enero de este año. Sin embargo, antes cumplió con varios propósitos, entre ellos el de casarse en una sala especialmente preparada, en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Su padre la evocó en una entrevista radial.

    "Todos por Cesia" fue el título de una campaña solidaria que se desarrolló en Puerto Deseado y a través de la red social Facebook. La joven, oriunda de Trelew, falleció el pasado 13 de enero. "Me pregunté si ella nos quería dejar alguna enseñanza", reflexionó Guillermo, su padre, recordando que "dos días antes de su casamiento estaba postrada, con la quinta sesión de quimioterapia y me dijo que lo hacía porque quería dejarles un mensaje a sus hijos, que aguantó hasta el final".
    A mediados de diciembre, la gente de "Pelucas de Esperanza" Baradero, provincia de Buenos Aires, se enteró del deseo de Cesia de casarse con Francisco Sandoval, con quien tiene dos hijos. Desde ese momento la acompañaron, le dieron una hermosa peluca, Cheeky le regaló ropa para sus hijos, Lorena Deleglise, también de Baradero, bordó un velo de novia que llegó a manos de la joven. “Nosotros no curamos el cáncer, pero a cada una de las mujeres con las que nos contactamos les devolvimos la sonrisa”, afirmó Dani Mangini en una nota previa al casamiento.
    "Así fue... se levantó, se casó y a los dos días partió, pero luchó", siguió contando, para agregar que "estábamos en el Hospital Italiano, donde hay mil quinientos empleados y pasan miles de pacientes, y el día que la pasaron a terapia intermedia lloraban todos, mucamas, doctores... se había ganado a todo el mundo".
    
    Pelea hasta el final
    Guillermo Muñoz comentó, en otro momento de la charla: "Yo estuve tres meses allá y yo la entregué, dije "Dios llevatela", porque ya no podía sufrír más, no le entraba una aguja en sus venitas".
    "Nosotros dimos peleas hasta el último momento, porque ella fue una gladiadora, una luchadora, una campeona; yo me quedo tranquilo porque ella me dijo que nos quedáramos tranquilos, que se preocupaba por nosotros nada más", rememoró, señalando luego: "no quiero olvidarme, a pesar de la desgracia que tuve, la gente que me llamó", entre los que subrayó el llamado y la colaboración ofrecida por el actual diputado Carlos Santi cerca de fin de año, y la visita que le hizo hace un par de semanas cuando estaba internado por una intervención quirúrgica en Río Gallegos.
    "No soy su amigo, no lo voté ni le hice campaña porque estaba en Buenos Aires con mi hija, me dio palabras de aliento y me mandó una suma importante de dinero, al igual que el pastor Juan Carlos Zabala y su esposa, y mi hija decía que si salía de ésa iba a volver personalmente para agradecerles a todos los que colaboraron", relató. "Fue tanta la gente que ayudó, y los muchachos del puerto también... yo soy de Chubut pero el lugar donde encontré mi refresco y mi bálsamo después de venir del desierto fue la gente de Deseado y su solidaridad", continuó.

    Casamiento
    Recordando la ceremonia matrimonial realizada en el Hospital Italiano, reveló que algunos medios de comunicación quisieron ingresar para filmar el momento, pero el director del nosocomio prefirió que no se produjera tanto alboroto. "Fue una revolución pero no le quisieron dar tanta prensa porque hay muchos internados y no querían mostrar nada, pero decoraron todo, pusieron flores, fue algo muy especial; le pedí al muchacho que venía a filmar que acatara las órdenes del director y me dejara tener el video personal de mi hija, porque podía ser el último recuerdo", indicó.
    "Finalmente pudimos hacerlo pero muy restringido, nada de prensa, ningún canal... quedaron ahí dando vueltas pero mi hija se fue como quería, como lo soñó, como lo esperó; era vivir el día a día y despedirse y hablar, decirnos lo que teníamos que hacer y lo que no quería que hiciéramos... estaba consciente de que se tenía que ir", siguió relatando para finalizar de esta manera: "yo siempre admiré a los héroes de Malvinas, lo valiente que fueron esos jovencitos, pero antes de partir le dije: ´Ahora tengo mi propia heroína, que sos vos, hija, la que no te refugiaste, la que le pusiste todo´ y ella me dijo: ´gracias papá, yo salí dura como vos´, así que descansamos, porque le pusimos todo el amor junto con toda la gente que nos ayudó".