SEVERA DENUNCIA DE TRAUMATOLOGO CONTRA DIRECTIVOS DEL HOSPITAL DE PUERTO DESEADO Y EL MINISTERIO DE SALUD

Carta abierta a la población de Santa Cruz
 
Puerto Deseado, 12 de noviembre de 2015


El 15 de agosto de 2015 llegué con mi familia a Puerto Deseado por las promesas laborales del director del Hospital Distrital de Puerto Deseado, Dr. Gustavo Mirón, asegurándome que iba a poder desempeñarme y crecer profesionalmente como médico traumatólogo, cubriendo la gran demanda quirúrgica del lugar.
También me prometió darle trabajo a mi señora como técnica en diagnóstico por imágenes y contención escolar para mis hijos.
Comienzo a trabajar en el Hospital el 1º de septiembre, interiorizándome con el manejo de dicho nosocomio y dándome cuenta de lo lejos de la realidad que estaban las promesas del Dr. Mirón. Digo esto porque en 56 días de trabajo no me proporcionaron un consultorio con elementos básicos para ejercer traumatología, teniendo que desplazarme por todo el Hospital con los pacientes, sin saber cada día dónde iba a poder atender y en que condiciones.
En todo este tiempo realicé 2 (dos) cirugías, una de baja complejidad y una amputación de un paciente con una patología de 2 (dos) años de evolución.
Otra de las mentiras del Dr. Mirón es que iba a contar con un gran caudal de pacientes de ART, ya que el Hospital contaba con la infraestructura y complejidad necesarias para brindar dicho servicio, sin embargo no hay médico especialista en diagnóstico por imágenes que pueda realizar una simple ecografía, sin tomógrafo, con una terapia intensiva habilitada, pero llamativamente sin médicos terapistas, y un servicio limitado de Radiología. Lógicamente esa es la causa por la que las ART derivan los pacientes a Caleta Olivia y Comodoro Rivadavia.
Otro punto importante para destacar es el manejo de los turnos. Hacen ir a los pacientes a las 5 am para dar 10 (diez) turnos, y recién a las 8 am, en un precario pizarrón, escriben que especialista va a trabajar ese día. Considero que es una falta de respeto hacia el paciente y resalta la negligencia y desidia de los directivos del lugar.
Todo esto se lo expuse en varias oportunidades al Dr. Mirón y la Dra. Beveraggi. Siempre me trataron de forma indiferente y nunca me dieron una respuesta lógica y coherente.
Al evaluar y corroborar el mal manejo y  la falta de predisposición para mejorar el Hospital por parte de los directivos, sumado a la falta de complejidad y demanda, me llevaron a solicitar a través de la Dirección y del Ministerio de Salud, el pase a otro Hospital de la provincia.
Dicho pedido lo realicé por mesa de entradas del Ministerio de Salud en Río Gallegos, dirigido al Dr. Ortiz Roberto, actual Ministro de Salud, el dia 14/10/15 y no obtuve respuesta alguna. Me parece un proceder muy poco serio por parte del Ministerio, manejar el silencio y la incertidumbre, siendo de público conocimiento la situación que vive actualmente el Hospital. No logro entender cuál es el impedimento que hay para que no resuelvan mi situación.
No pido trabajar menos, todo lo contrario, estoy solicitando que me permitan ir a un lugar donde pueda poner en práctica mis conocimientos y crecer profesionalmente.
Llegue con ganas de trabajar y poder desarrollar mis proyectos profesionales. No entiendo porque tanta indiferencia y mal trato. ¿Será por eso que todos los profesionales capacitados que llegan a Deseado se terminan yendo?
Evidentemente a los Directivos sólo les importa la política y sus intereses personales, dejando de lado la necesidad de los habitantes del pueblo y olvidándose de la responsabilidad que implica su cargo.
Quiero dejar en claro que mi intención es seguir dentro de la Salud Pública.
Aprovecho para agradecer a la gente de Deseado, que me brindó su apoyo y amistad durante este tiempo.
Saludos,

Dr. Julio César Amicone
DNI 22486542
MP 2795