SANTA CRUZ PEREGRINA A LA GRUTA/ ESTABLECEN PAUTAS DE CONVIVENCIA

 
Desde hace casi setenta años el cañadón de las bandurrias, ubicado a trece kilómetros de Puerto Deseado, se transformó en la réplica de la gruta de Lourdes mundialmente reconocida. En este santuario natural miles de peregrinos se dan cita dos veces al año y turistas de todos los orígenes se acercan para observarlo, orar y tomar fotos por su particular conformación.
Luego de un largo tiempo en el que todo el entorno se fue deteriorando, un grupo de fieles voluntarios de la parroquia local tomaron la iniciativa de efectuar una serie de mejoras, incluyendo un sendero de cemento para facilitar el acceso de los visitantes. Actualmente son cuatro las personas que custodian el sitio, mantienen en condiciones los sanitarios y tratan de preservar su sentido netamente religioso.
Daniel Lugo, integrante del grupo, comentó que "es un gusto poder compartir con la comunidad los arreglos, los avances que hemos logrado". "El voluntariado, en la Iglesia, se vive desde la fe, en un acto concreto... nuestra oración se transforma en algo concreto donde se necesita, en este caso en la Gruta", acotó.
En este sentido, puso de relieve que al principio se ofrecieron dos rifas y luego algunos denarios artesanales para recaudar fondos, pero actualmente no lo hacen. "No queremos hacer algo mercantil, sino poner a disposición el denario para enseñar a rezar en familia, porque tenemos claro lo que queremos hacer en el lugar", dijo, agregando que "la gente ve lo que se está trabajando, y al pie de la escalera, que también se hizo nueva, hay una alcancía donde la gente colabora mucho... ahí Dios está hablando". Subrayó que "está viniendo gente de Punta Arenas, Puerto Aisén, Ushuaia y de numerosos lugares", para mencionar que "hay tanto trabajo humano, y a la vez Dios nos va diciendo que vamos por buen camino".
 
Desde México
Citó el caso de una mujer mexicana que llegó recientemente al santuario. "Lloraba porque decía que este lugar le recordaba cuando ingresa a la basílica de la virgen de Guadalupe en su país, insistiendo en que es algo maravilloso, único, y que estuvo en el lugar de Lourdes, en Francia y sin desmerecer nada consideró que esto es algo fantástico, por la naturaleza que lo rodea", recordó Lugo.
Estos trabajos que se vienen cumpliendo hace tres años han llevado a los voluntarios a establecer algunas normas para el buen uso del sitio, ya que señaló que "no es un camping, no es un terreno fiscal... es propiedad del Obispado de Río Gallegos". "Al haber tanta demanda y venir tanta gente tenemos que empezar a ordenar, por ejemplo mantener limpio el lugar, cuidar las plantas, y está programado realizar dieciocho parrillas en el sector de camping, comenzando con seis y luego avanzando según la necesidad", indicó.
 
Algunas pautas
Al mencionar que las pautas de convivencia serán elevadas al obispo diocesano para su aprobación, enfatizó que la Gruta de Lourdes "es un lugar de oración", por lo que proponen, entre otras cuestiones, que no se perturbe la tranquilidad con música en alto volumen. También dio a conocer que se ha puesto una silla de ruedas al servicio de personas que no pueden ingresar caminando. De esa manera evitan el ingreso de automóviles al sector interno del santuario.
Lugo agradeció la colaboración del jefe de Vialidad Provincial Puerto Deseado, José Pérez, que ofreció un vehículo para cargar agua y poder llenar los tanques correspondientes a los sanitarios y mantener regadas las plantas que se han puesto para embellecer el lugar.
 
Domingo 7
Este domingo se rezarán misas a las 11,15 y a las 16, con la presencia del obispo D´Annibale y un transporte municipal que llevará a los peregrinos. Otros lo harán caminando desde las siete de la mañana, y ya se anticipa la visita de una delegación parroquial desde Los Antiguos, que acompañará el recorrido a pie.