PRIMER MENSAJE/ Gustavo González anunció que llevará a la justicia las "numerosas irregularidades" de la gestión de Ampuero

En su primer mensaje ante el Concejo Deliberante el intendente de Puerto Deseado, Gustavo González, prometió presentar ante la justicia las "numerosas irregularidades" que encontró al iniciar su gestión el pasado 10 de diciembre. Enumeró problemas financieros, de documentación y con obras públicas iniciadas por Luis Ampuero.

    Gustavo González fue categórico al asegurar, frente al cuerpo deliberativo, que "a la fecha hemos contrado numerosas irregularidades, que han causado grandes perjuicios a la municipalidad de Puerto Deseado, y que serán llevadas ante la justicia para que se determinen las responsabilidades pertinentes y para que respondan penalmente quienes sean encontrados responsables".
    Al subrayar que su tarea "estará basada en una clara vocación de servicio, dejando atrás el pasado y mirando con una perspectiva superadora el futuro", planteó que "debemos tener en claro que los errores cometidos en el pasado ya son parte del pasado, pero sí es necesario tenerlos presentes para que no se repitan".
    Mencionó varios nombramientos realizados durante la gestión del ex jefe comunal Luis Ampuero en cargos políticos "que fueron pasados a planta permanente" confirmando que estas decisiones también fueron recurridas ante la justicia". "Será la justicia la que le ponga un punto final al tema", sentenció.
    
    Poca plata
    González informó que "en el inicio de esta gestión la Secretaría de Hacienda se encontró con un saldo en la cuenta general de la municipalidad de 228.000 pesos y una deuda con proveedores y no proveedores de más de diez millones de pesos, sin contar las facturas que no habían sido cargadas", añadiendo que "nos encontramos con facturas por ciento veinte mil pesos de la Secretaría de Bienestar Social que no habían sido cargadas al sistema".
    Señaló que "se trabajó fuertemente en la tarifaria municipal, que estaba desactualizada y fuera de los valores que tienen otras municipalidades de la Provincia", anticipando que la comuna pretende lograr una recaudación del noventa y cinco por ciento, contra un setenta y cinco por ciento obtenido en el año 2015.
    
    Parque automotor
    En otro tramo de su conferencia dijo que "gran parte del esfuerzo se hizo en este tiempo para poner en marcha el parque automotor de la municipalidad, en el cual sólo funcionaba alrededor del cuarenta por ciento". "En arreglo de móviles se pagó una suma cercana al millón de pesos, gasto que se debió hacer para terminar con la dependencia innecesaria de contratar los servicios de terceros", añadió, para acotar que "la deuda por esos servicios excede ampliamente el millón de pesos". El intendente aseveró que "hoy el parque automotor está casi en un ciento por ciento, con lo que el municipio ahorrará una gran suma de dinero al no tener que contratar ni maquinarias ni transportes a otros prestadores", frase que fue coronada por un fuerte aplauso de los presentes.
    
    Muchas deudas
    Al referirse a la relación con proveedores y no proveedores, sostuvo que "se está tratando de ir cancelando las deudas, pero es dificultoso debido a la situación económica por la cual atraviesa la provincia", que "hace que los fondos de coparticipación tanto municipal como nacional sean destinados al pago de sueldos, dejando solamente la alternativa de hacer frente a las deudas con la recaudación que ingresa por impuestos municipales". Consideró que la reformulación tarifaria puede permitir en marzo el ingreso "de una importante suma de dinero" para abonar las deudas y mejorar el funcionamiento de la municipalidad.
    Más adelante enfatizó que su gestión ha venido haciendo un gran esfuerzo para abonar los salarios "ya que la Provincia sólo envía una parte para abonar los sueldos netos, quedando bajo la responsabilidad del municipio el ingreso del monto restante, lo que se lleva la mayoría de lo que ingresa por coparticipaciones".
    
    Obras no terminadas
    En lo referente a obras públicas, denunció que "los pagos realizados carecían, en muchas de las obras,  de fundamentos, quedando el pago sujeto a lo que decidiera el anterior intendente, o en su defecto, a la Secretaría de Hacienda". "Existe un gran problema en algunas de las obras, ya que no se han elevado al IDUV los informes pertinentes para notificar el aumento afectado en las mismas", agregó, poniendo de relieve "el importe que poseía la cuenta del fondo de garantía, cuyo saldo al diez de diciembre de 2015 era de $ 2.087.771,48, y esto muestra a las claras la cantidad de obras que tenemos sin finalizar".
    Luego de esta reseña sobre la herencia recibida tras ocho años de gobierno de Luis Ampuero, González dedicó más de una hora a detallar las deficiencias encontradas en las diversas secretarías y las acciones concretadas a poco menos de tres meses de asumir el gobierno comunal.