PERALTA: NUESTRO ADVERSARIO ES EL FRENTE PARA LA VICTORIA Y EDUARDO COSTA

Peralta: "El adversario nuestro es el Frente para la Victoria en lo interno y Eduardo Costa afuera"
Días atrás, el gobernador santacruceño, Daniel Román Peralta, fijó ante la militancia y los principales dirigentes del peronismo provincial los lineamientos estratégicos de cara a las próximas elecciones. En un mano a mano con La Tecla Patagonia, el mandatario analiza el panorama político y económico, como así también su vínculo con el Gobierno nacional.
 
-¿Cuáles son las sensaciones de este encuentro con la militancia?
-Realmente muy buenas; siempre digo que el peronismo movilizado es garantía de victoria, no sólo en santa Cruz, sino también en todo el país. Tenemos la suerte de contar con un espacio militante amplio, donde se ha desarrollado la estrategia en cada uno de los pueblos, en cada comisión de fomento y en las grandes ciudades. Existe un ámbito de debate interno que es importante mantener en estos tiempos donde hay un Gobierno nacional que finaliza su mandato el 10 de diciembre, al igual que el provincial. Por eso vamos planteando nuestro proyecto autónomo de provincia, al cual creemos que todavía le faltan muchas cosas por hacer. Hemos discutido con el Gobierno nacional desde 2011 distintas visiones políticas sobre Santa Cruz, y acá estamos.
 
-¿Cómo está esa relación ahora?
-Hace un año y medio yo hablé con Cristina (Fernández de Kirchner) luego de las discusiones que habíamos tenido. Es duro pero fácil hacerse entender por la Presidenta, y más complicado para abajo, por el esquema que maneja el Frente en santa Cruz. No me pregunte por qué, pero es difícil armonizar con intendentes por un lado, concejales y diputados. Esto nos llevó a retomar el diálogo institucional, y lo digo de esta manera, porque las diferencias están y se mantienen.
 
-¿Y en qué aspectos se mantienen?
-Por ejemplo, en el modelo minero; nosotros entendemos que debe cambiarse 180 grados en la renta petrolera, en el sostenimiento del régimen previsional de los santacruceños. También la ley de coparticipación federal, para que se contemplen las asimetrías regionales de la Patagonia y de cada provincia hacia adentro. Esa discusión no se ha dado, ni creo que se dé en el mandato del actual gobierno. Entonces, esas diferencias son conceptuales, de forma, de visión política; pero por sobre todas las cosas coincidimos en las obras de las represas, en el instrumento de las zonas francas, que ahora hay que desarrollarlo. De la misma forma coincidimos en cada obra nacional que se ha hecho en Santa Cruz. No tenemos la visión egoísta de no apoyar algo porque haya diferencias con algún intendente, porque ahí también viven santacruceños. En los programas sociales, a Gabriela (Peralta, ministra de Desarrollo Social) no le han bajado ningún programa nacional, salvo lo que está estipulado por ley en el marco de la tarjeta alimentaria. Luego nos arreglamos con los recursos que tenemos de nuestro Presupuesto, que es afectado por todas estas cuestiones. Por ejemplo, con la renta minera, en una provincia que tiene el mayor volumen de extensión geográfica en perforación de subsuelos en los recursos minerales de Santa Cruz, tanto el oro como la plata; y es injusto que el 80% quede en Nación y el 20 en la Provincia. Creemos que tiene que ser al revés, porque cuando vuelve no es coparticipable. Mandamos a la Cámara de Diputados el proyecto del impuesto Inmobiliario Minero, que al momento de ser aprobado fue por pocas manos, y todavía las mineras no lo aplican; por esa razón están bajo apercibimiento y vamos a avanzar sobre eso, si no es ahora será en el próximo período; pero lo hacen porque están protegidas por un Gobierno nacional que tiene el mismo canon minero de la década del noventa. 
 
-El encuentro del justicialismo generó muchas apreciaciones sobre su conducción ¿Qué opinión le merecen las expresiones de referentes que pasaron al Frente Renovador?
-Estamos en democracia. Nosotros dijimos que éste es un encuentro donde evaluamos estrategias políticas y ratificamos la conducción de un liderazgo. Si a los compañeros no les gusta, está la ley de Lemas para debatir conmigo en las urnas. Nosotros no vamos a perder un minuto en discutir con la gente que se fue. Ellos tienen mucho trabajo en el armado en Santa Cruz de un esquema que no conozco cuál será, porque si escucho a Roberto Giubetich, que es el vocero de Eduardo Costa, decir que están hablando con Massa, no sé qué lugar le queda a esta pobre gente. Van a estar mendigando lugares en una lista de concejales. Uno puede tener diferencias políticas, hay mucha gente que está con Massa y está conmigo; hay un problema de vedetismo, de exarcebarción para pelear un lugar en alguna lista. Me parece que hubo un error, y me llama la atención de gente muy experimentada, como es el caso de Alejandro Victoria, porque los demás no tienen militancia. (José Luis) Garrido, además de haber sido presidente de la Juventud Peronista con Néstor Kirchner, al que ahora cuestiona, otro espacio no tuvo; y ése fue el que yo le di, y los compañeros sienten que no pagó bien. El adversario nuestro es el Frente para la Victoria en lo interno y Eduardo Costa afuera. A esta gente, la verdad, no le doy la entidad para que demoremos en discutir. Creo que Massa cometió un error, pero eso es un manejo de los tiempos de él, porque si cree que eligió el mejor camino se equivocó.
 
-¿Y usted como tomó ese alejamiento, porque eran referentes muy cercanos a su persona?
-La política tiene esto. Yo empecé a militar desde que nací; con memoria y criterio propio lo hago desde los quince años junto a mi viejo; ahora voy a cumplir 60 y tengo en el lomo el tiempo suficiente de ver traiciones, idas y vueltas. La verdad, no termino de entender su actitud; es gente que tiene un espacio de discusión, salvo que se dejen llevar por el vedetismo y el interés personal pueda más que el hecho de buscar consensos si quieren volver a ser diputados o in-tendente. El otro día dije que to-dos juntos no medían el uno por ciento, y se ofendieron; la verdad, que medido en lo personal, el grado de desconocimiento es tan grande que ése el resultado que arrojan las encuestadoras. Ahora, todos juntos somos una cosa, y separados, otra; cada uno sabe cuántos votos tiene en su espalda. Si me preguntás si mis votos se transfieren a Harold (Bark), a Gabriela (Peralta), digo que no, porque son votos míos, que tienen los costos y beneficios de este tiempo de trabajo de gestión y mili-tancia; si pretendo transferir votos, eso se diluye. Lo que tratamos de hacer es congeniar bajo el título del peronismo, y tiene un rótulo hacia abajo, en donde tenemos para aceptar a compañeros de todas las fuerzas; pero después adentro hay que elegir. Además estamos preocupados por la proyección generacional de nuestros ministros, que son personas de 30 a 45 años, y en este sentido, viene por delante un llamado a diferentes sectores donde mezclamos experiencia con juventud, que es necesaria porque muchas veces sin la experiencia de la gestión de estos avatares terminan como en estos casos, gente que al afiliarse tienen cargos, son ministros y después se van y no sabés para dónde salen. A mí, los experimentos de probeta que juegan al ajedrez no me gustan; la política se hace pisando la tierra, y eso es escuchar a los vecinos, transferir lo que expresan y tener capacidad para decir que no; porque nosotros, a pesar de las complicaciones, en estos ocho años salimos adelante y la gente nos acompañó. Tenemos diálogo con todos los sectores, con los sindicales, y obviamente que el salario es 
el límite que tenemos atado a nuestro Presupuesto.
 
-¿Qué mensaje tiene para darles a esos dirigentes que estando junto a usted miran con simpatía al massismo?
-Yo me preguntaría ¿qué es el massismo para Santa Cruz? Yo he hablado con Massa en reiteradas oportunidades y tenemos amigos en común.
 
-Pero usted señaló tiempo atrás que se iba a encolumnar detrás de Massa.
-Esa fue una frase sacada de contexto. Eso lo planteamos en un contexto cuando nos quisieron echar. Pero vuelvo a cuestionarme qué es lo que proyecta Massa de lo que hablamos sobre la renta minera, la renta petrolera. Porque yo sé lo que piensa Mario das Neves, que es un referente en Chubut; pero si él piensa lo mismo que los chicos que están acá, en Santa Cruz, debo decirle que se equivocó de camino. Esto lo digo con dolor, porque si parte de su política diciendo que odia al kirchnerismo tengo que acordarme de escenas en las que participé en Olivos donde Massa hacía al pie de la letra lo que Néstor Kirchner le decía, y después, siendo jefe de Gabinete de Cristina; nunca existe un reconocimiento de esa realidad; entonces, ¿eso qué fue? Pienso que ésas son las cuestiones que a la gente la confunden. Yo tuve diferencia con Néstor y Cristina desde la militancia y luego como gobernador; ellos me permitieron en sus mandatos manifestarlas hasta que hubo una ruptura. Si Massa quiere presentarse como una alternativa y la gente lo vota, que lo haga; nosotros no le vamos a cortar la mano a nadie. Sí vamos a ser muy claros en lo que queremos. Yo sé lo que piensan Scioli, Randazzo, De la Sota, Hugo Moyano y varios dirigentes, pero nosotros vamos a estar con quien garantice los intereses de los santacruceños a futuro y que no se queden mirando el pasado, para decirnos qué es lo que se hizo bien o mal; con ese candidato va a estar la mayoría.  (Gentileza: Revista La Tecla Patagónica)