MARIA GONZALEZ ROUCO, ESPECIALISTA EN HISTORIA DE LA INMIGRACION, HABLA DEL LIBRO PORTUGAL QUERIDO

 

Portugal Querido, un volumen insoslayable, creado con amor y respeto, con generosidad y lucidez."Crecí escuchando historias de inmigrantes. Mi infancia fue signada por relatos de barcos y de lejanías, por lágrimas y añoranzas. Y además, descubrí muy pequeña el idioma portugués. Mi padre, hijo de gallegos, lo amaba. Los viernes escuchaba una audición radial, tarde en la noche, en la que pasaban temas de Erasmo Carlos, en especial uno que comenzaba con el sonido de un auto de carrera. Me parece escucharlo mientras escribo estas líneas. Muchos años pasaron, mi padre ya no está físicamente, y el recuerdo acude presto.
Al leer esta obra de Mario dos Santos Lopes, siento que son los míos los que hablan - españoles, italianos, escoceses, judíos - y llego en cada relato al alma de quien lo brindó para contribuir a formar un friso en el que se destacan hombres y mujeres heroicos en su anonimato, niños obligados a hacerse fuertes desde la nada.
Con la elocuencia que da lo vivido en carne propia, esta obra habla de dolores y desarraigos, de guerra y dictadura, y de una nueva tierra en la que se pudo lograr lo más ansiado: la paz. Y habla de mujeres llegadas aquí para encontrarse con un marido que muchas veces no conocían, de hombres que nunca pudieron traer a su familia, de reencuentros después de veinte o treinta años de separación.
Se refiere asimismo a los emigrantes famosos, a las personalidades argentinas que tienen raíces portuguesas, a los portugueses en otras latitudes, aportando datos curiosos y pintorescos.
Es enorme el trabajo que hizo Mario - periodista de vasta trayectoria -, inspirado por su hermano Víctor y secundado por la eficiente hermana de ambos, Andrea, además de los hacedores de esa portada sencilla y decidora.
Para conocer sobre esa inmigración en nuestro país, para verla en acción en el marco de su cultura y en relación con muchas otras comunidades, es que se debe leer.
 La obra de todos, que ha encontrado en Mario una voz genuina y potente, capaz de hacer pensar, reír y soñar"

María González Rouco