MARCHA CONTRA ABUSO SEXUAL/ PROMUEVEN EVITAR REVICTIMIZACION EN FACEBOOK Y MEDIOS DE DIFUSION

 
El sábado 22 de noviembre, pasadas las tres de la tarde, se llevó a cabo la marcha convocada por el municipio y el juzgado de Puerto Deseado para insistir sobre la prevención del abuso sexual. La caminata partió de la Plaza del Vagón hasta la Plaza Seca y contó con la colaboración de la iglesia "Jesús te ama" con actividades destinadas a los niños.
La psicóloga Romina Fachetti, integrante del equipo de trabajo del poder judicial en la ciudad, destacó "la importancia de la denuncia de los casos de abuso", aclarando que "hablamos de denuncia, no como denuncia judicial sino como denuncia de poder hablar, de poder manifestarse sobre esto que es tan difícil y que es la única vía por la que se comienza una posibilidad de reparación del daño que causa el abuso".
 
Hablar tempranamente
"De a poco estos temas se van instalando desde los medios de comunicación, desde las escuelas y también en las familias... se va tomando conciencia que el hablar mismo no es lo que va a producir el abuso, sino que es una forma de prevenir, el poder hablar con nuestros hijos acerca de esto, y mientras lo hagamos de forma más temprana, mejor, porque está comprobado que nadie está exento, no hay una clase social o un nivel educativo, todos estamos expuestos a estas situaciones", advirtió.
Por su parte, la licenciada Claudia Leal indicó que "hemos conocido casos de abusos de adolescentes". "A veces creemos que pasada la niñez estamos ya fuera de la franja de vulnerabilidad y comprobamos que esto no es así". "Es importante prestar atención también a los adolescentes, porque, en esto de los estímulos, uno supone a veces que la información está asociada con la formación, y no es así. El adolescente no tiene la madurez psicosexual como para discernir determinadas situaciones... sí está la madurez física pero no la psíquica", planteó, añadiendo que "a veces son presa de manipulaciones y engaños, igual que un niño".
 
Manipulación de la víctima
"El abuso sexual es algo que no surge de un día para el otro... generalmente es acompañado por conductas de manipulación, a veces de halagos, de amenazas o de coerción... es un terreno que se va ganando poco a poco hasta que deviene en el abuso, por lo que tenemos que mirarlo desde otro lugar y no desde juzgar a la víctima, como se hace muchas veces, a ir a la justicia, a ser investigada mientras el victimario anda libremente por la calle", puntualizó.
"Sabemos lo tortuoso que es la denuncia y el proceso judicial, pero también sabemos que es el paso necesario para poder hablar de una reparación, porque lo sacamos del lugar de lo vergonzoso y entendemos que es el otro el culpable; ahora las víctimas pueden empezar a darse cuenta que no son culpables de nada... y no hay nada que justifique un abuso sexual de un menor, no hay ninguna conducta ni posible consentimiento ", recalcó la profesional.
 
Leyes y denuncias
Abordando el tema desde el punto de vista legal, el abogado Daniel Orona, defensor oficial en la ciudad, manifestó que "según el Código, todo niño o niña menor de trece años no tiene libre consentimiento, porque muchas veces se confunde este tema de que el niño o la niña aceptó o dio el consentimiento". Mencionó otras figuras, como "el estupro, que incluye a menores de dieciséis años que puedan tener un acto sexual con una persona mayor de dieciocho años con consentimiento, que también tiene una pena".
El funcionario aclaró que las denuncias "no solamente se pueden hacer en una fiscalía, en una defensoría, sino también en escuelas o en un hospital, en la Dirección de niños, niñas y adolescentes, que están capacitados, tienen protocolos y tienen que formar actas cuando toman conocimiento de un caso de abuso". Comentó que los establecimientos educativos "están obligados, ya que hay una ley provincial, la número 3062 de protección de niños, niñas y adolescentes, que establece que todo funcionario público o docente o integrante de algún servicio hospitalario, ante el conocimiento de alguna situación de abuso, debe canalizar esta información", agregando que "la doctora (Claudia) Cano y el doctor (Ariel) Quinteros han conformado hace dos años un protocolo  que ha sido difundido por todos los establecimientos escolares y hospitalarios que indica cómo se toma una denuncia, y luego seguirá los carriles legales". "Los docentes tienen una responsabilidad en este sentido y si no hicieran nada serían responsables por omisión", completó.
 
Medios y Facebook
Consultado sobre las denuncias sobre estos delicados casos que a veces se difunden en los medios de comunicación y las redes sociales, el defensor Orona dijo que "la Convención de los derechos del niño es clara: no puede haber difusión de estos actos o información de los expedientes judiciales sobre casos de abuso, porque son expedientes reservados". "Muchas veces vemos en la localidad, cuando se realiza una denuncia de abuso, vía Facebook, comentarios, fotos, y creo que hay una responsabilidad del medio que da a conocer toda esa información, y en caso de que hubiera algún daño se harían pasibles de una demanda por daños y perjuicios", manifestó.
En este aspecto la psicóloga Fachetti coincidió en que "a veces la misma familia del niño en su búsqueda de justicia, de que el accionar sea rápido, realiza una serie de acciones públicas que terminan victimizando o perjudicando al menor", revelando que "a veces los chicos dicen que les da vergüenza ir a la escuela, porque ya todos lo saben". Sugirió, inclusive, que se consulte al niño o adolescente antes de realizar cualquier acción pública o marcha.
Claudia Leal, a su vez, destacó la reserva y los cuidados que se tienen al realizar la llamada "cámara Gessell", observando que "la justicia se encargará del victimario pero no es a través del Facebook ni de las redes sociales que se puede acelerar los tiempos de la justicia, es una falacia". "En esta cuestión de indignación que nos provoca, a veces terminamos dejando expuesto al menor, que en realidad es la víctima de la situación", finalizó.