LAS ADICCIONES EN SANTA CRUZ/ OPINION DE UN CURA VILLERO Y REPERCUSIONES EN DESEADO

El Padre “Charly, Carlos Olivero, quien dirige el equipo coordinador del Hogar de Cristo (lugar de recuperación de adictos) y es director del Centro Barrial de la Villa 21-24 y Zavaleta, visitó Río Gallegos en el marco de un programa del Ministerio de Educación de la Nación, por el cual dictó una jornada de capacitación  destinada a docentes sobre el consumo  problemático de sustancias.
Ubicar el problema
“Lo primero que hay que hacer es ubicar el problema y que los docentes a esto lo puedan discutir y penar estrategias de abordaje acordes con una mirada a un problema complejo”, sostuvo el cura a TiempoSur.
Indicó que “cuando tenés un pibe en el colegio no se sabe qué hacer y qué no hacer para generar una situación y que se dé un espacio de diálogo para que ellos puedan plantear las cosas”. Agregó que los  chicos “no se deben sentir censurados” y “deben expresarse”.
Indicó que existen “realidades hetereogéneas” en cuanto al abordaje que realizan los docentes ante una situación de adicción en un alumno. “Desde los que frente a un problema puntual llaman a la policía sin abrir un espacio de comunicación y otros docentes que van a tener la tendencia a acompañar a ver qué pasa”.
“Lo que buscamos es ampliar la construcción de una situación compleja donde se encuentre en la escuela acogida, para escuchar, donde puedan plantear lo que les pasa y poder resolver de otro  modo. Por eso es necesario cómo ser para el docente frente al aula”, indicó.
Santa Cruz
Sobre la realidad de adicción en Santa Cruz, el sacerdote señaló que “el clima y el contexto, unido a lo que nos atraviesa culturalmente al país, hace que se rompan vínculos sociales”. “Acá nos vamos encerrando y siento que hay algo acrecentado en la Patagonia, por el modo de vida que se lleva”, señaló.
Indicó que en la provincia “es más difícil  enfrentar un problema complejo, en donde además existe una matriz individualista”. DIARIO TIEMPO SUR
.
OPINION
Triste pero muy cierta realidad y acá en la localidad más se ve y se nota aunque para unos cuantos parece pasar desapercibido el flagelo de la droga.
Flagelo que no mide status social ni cultural ni raza ni religión, es algo que afecta a la comunidad entera aunque no tengan familiar, hijo, amigo o ser próximo afectado por ello.
Afecta de igual modo porque la comunidad se ve inmersa en ello, hoy vender drogas en Deseado es el negocio más rentable y lamentablemente nuestras autoridades lo saben y no HACEN NADA y no me vengan con que es un “delito federal”. La Constitución Nacional los ampara para tomar medidas sobre el caso, lean un poco y pongan manos a la obra sobre el tema, no esperen que ocurra algo drástico para que después salgamos todos a rasgarnos las vestiduras hablando del tema y dando soluciones mágicas.
Siempre comento lo mismo, cuando la Sra Lilita Carrio hablo de Deseado como un paraíso de la droga me molesto, no el comentario, me molesto que lo diga alguien que no conoce mi pueblo, que no anda en sus calles pero lamentablemente no estaba para nada errada.
A fines del año pasado desde una entidad intermedia como es la Cámara de Comercio en una reunión con las autoridades se trató el tema y lamentablemente no dieron bola, en enero un asesinato vinculado a drogas, en febrero otro acto de sangre, la próxima Dios dirá que ocurrirá.
Así que señores gobernantes POR FAVOR hagan algo al respecto, no miren más hacia otro lado que a mí en particular me interesa más mi vida día a día y lo que ocurre hoy y no lo que pasara en las elecciones de octubre.
Sean dignos de la función que les otorgó el pueblo.
Mario Alberto Cambi/ DNI: 23078539