LA FAMILIA SCHURMANN, NAVEGANTES BRASILEROS DE LA EXPEDICION ORIENTE, VISITARON PUERTO DESEADO

Wilfredo Schurmann (66), lusodescendiente, nieto de abuelo portugués, es un brasilero que un día, en la década del '80, cambió totalmente su vida y la de su familia cuando, junto a su esposa Eloísa, se subieron por primera vez a un velero. En 1984 comenzaron su primera vuelta al mundo, que duró nada menos que diez años. Luego iniciaron la Magalhaes Global Adventure, siguiendo la ruta del insigne navegante portugués, que concluyó en el 2000. Ahora siguen el derrotero de los chinos, y expusieron sus principios, sus valores, sus conceptos de ecología y sustentabilidad, en una charla ofrecida en Puerto Deseado.
 
En el año 2013, la familia Schurmann inició una aventura inédita para intentar uno de los mayores misterios de la historia de la navegación. Se trata de determinar con certeza el descubrimiento de América por parte de los chinos setenta y un años antes que Cristóbal Colón.
En su "Teoría 1421", el autor inglés Gavin Menzies sostiene que una expedición china comandada por el almirante Zheng He, habría sido la primera en circunnavegar nuestro planeta y llegar al continente americano en 1421.
Los Schurmann se proponen, mediante un cuidadoso estudio de documentación, mapas y entrevistas, sumados a su larga experiencia en todos los mares, islas y continentes, encontrar respuestas que pueden estar ocultas en Oriente hace casi seiscientos años.
En su sitio web señalan que antes de finalizar su primera gran expedición, ya tenían definido su siguiente proyecto: reconstruir la ruta del portugués Fernando de Magallanes, que en 1517 comandó la que se ha considerado la primera navegación alrededor de la Tierra.
La Aventura Global Magallanes exigió una preparación de tres años y terminó en el 2000, cuando su última etapa (Lisboa, Portugal - Porto Seguro, Brasil) fue parte de los festejos oficiales de los 500 años del descubrimiento de Brasil.
La Expedicíón Oriente que están llevando adelante, insumió cinco años de preparación, entre la planificación y la búsqueda de patrocinadores. Uno de los puntos fundamentales fue la construcción del velero Kat (que homenajea con su nombre a una hija adoptiva del matrimonio ya fallecida). Subrayan los Schurmann que la embarcación fue concebida y terminada con tecnología de punta y haciendo énfasis en la sustentabilidad, por lo que producen su propia energía, una planta de producción de compost y una compactadora de residuos.
El buen humor y el trato cordial entre los once tripulantes es otro de los condimentos que permite hacer de esta larga aventura una experiencia placentera. Procuran ser serviciales con las personas que encuentran y eso les atrae actitudes de afecto y generosidad en los lugares más recónditos del mundo.
Este viaje implica un recorrido de más de treinta mil millas náuticas, divididas en más de cuarenta etapas y pasando por cinco continentes.
La expedición partió de Itajaí, Santa Catarina (Brasil) en septiembre de 2014, incluyendo Argentina, Chile, Uruguay, Australia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, China, Indonesia, Japón, Singapur, Vietnam, Sudáfrica, Madagascar y Mauricio, además de pasar por la Antártida y decenas de localidades antes de regresar a Brasil, lo que está previsto para diciembre del 2016. Cuentan con el auspicio de las empresas Estácio, HDI Seguros y Solví. Todos sus movimientos, visitas e impresiones van quedando registradas por cámaras de alta tecnología, textos publicados en Internet y en redes sociales y charlas, como la brindaron en la Fundación Conociendo Nuestra Casa, de Puerto Deseado, donde destacaron la excelente atención recibida y la magnificencia de la ría Deseado, en la que permanecieron durante dos semanas antes de continuar hacia el sur.
Los Schurmann se llevaron dos obsequios que seguramente les permitirán conocer otros aspectos de la zona: el trabajo "El Deseado floral que usted no conoció", de Pedro Urbano, y el libro "Relevamiento turístico", de Ricardo Bogetti.