LA CAMPORA Y ADOSAC DEBATEN POR INCIDENTES EN RIO GALLEGOS

Jóvenes militantes de La Cámpora de Puerto Deseado acusaron a los
gremios por agresiones durante la primera sesión ordinaria de la
Legislatura provincial. Desde ADOSAC, Daniel Sampayo rechazó las
denuncias.

        Varios jóvenes, integrantes del sector político "La Cámpora",
plantearon una fuerte crítica a los gremios ATE, ADOSAC y SOEM. Lo
hicieron, a su regreso de Río Gallegos, en el programa radial Deseado
Revista (FM Desiré), donde se generó un debate que permitió conocer
versiones muy dispares del mismo acontecimiento
        Soledad Ruiz fue la primera en comentar que un grupo de dieciocho
personas viajó, con recursos propios, para acompañar a la gobernadora
Alicia Kirchner, durante su mensaje ante la asamblea legislativa.
"Estábamos tranquilos cantando pacíficamente, hasta las dos de la
tarde, cuando empezó a llegar gente de ATE, ADOSAC, el SOEM y el
Partido Obrero, que empezaron a querer tomar el lugar donde
estábamos... empezaron a atropellar, a golpear, palos, piñas, y no
importaba si eras mujer u hombre que te pegaban de la misma manera",
acusó.
        "En lo personal, fueron las horas más feas que he vivido", señaló,
acotando que los títulos de varios medios "dicen que sindicatos
ganaron la calle, pero ganaron la calle a golpes". "Ya los cantos eran
agresivos, mostraban los genitales, y a uno de nuestros compañeros,
Matías Miño (encargado municipal del área de juventud), lo tiraron al
suelo y le dieron palos en la cabeza, era terrible... yo recibí dos o
tres piñas, no medían lo que hacían", agregó la joven.
        "Está perfecto que reclamen, pero ¿esta es la forma?", se preguntó.

        Versión docente
        Sobre estas acusaciones el secretario general de ADOSAC en la ciudad
de la ría, Daniel Sampayo, quien también estuvo en el lugar, dijo que
"el martes, aproximadamente a las once de la mañana, empezamos a
concentrarnos con otros gremios como APAP, ATE, Judiciales, UOCRA,
SOEM, y marchamos por las calles de Río Gallegos hasta llegar a
proximidades de la Legislatura, donde se encontraba un grupo de
personas que representaban a La Cámpora por las banderas que
ostentaban, y que lógicamente, al ser superados en número tuvieron que
ir cediendo el espacio".
        "Yo no he visto ningún golpe, probablemente sí algún empujón en una
refriega que habrá durado unos cuatro minutos donde unos no se querían
correr y otros querían ocupar ese lugar", sostuvo el gremialista,
reiterando que "no vi ningún golpe... algunos tiraban botellas con
agua, y otros tiraban agua simplemente; eso fue lo más grueso que pude
ver".
        "Después la misma gente de La Cámpora, que estaba correctamente
conducida por una persona que se dio cuenta que cincuenta personas no
podían contra cuatro mil, se fueron retirando primero a una esquina,
insistieron en volver a ocupar el lugar pero no los dejaron y se
retiraron de la zona, para retirarnos una vez terminado el discurso de
la gobernadora", relató Sampayo. Al ser consultado sobre las denuncias
dijo: "no puedo garantizar lo que no vi, pero lo que vi donde yo
estaba era que había gente de Deseado... vimos que pudieron juntar
cincuenta o sesenta personas que quisieron ocupar un espacio y fueron
desplazados del lugar". "Tanto de un lado como del otro, si hubieran
golpeado hubiera sido muy evidente, porque estaba la Policía y la
Gendarmería, y no intervino absolutamente nadie", concluyó.

        Otro testimonio
        Matías Miño intervino en el debate mencionando que "cuando podemos
estamos acompañando los actos bailando, cantando, saltando, y esta vez
fue igual, hasta que llegó la gente de ATE, de ADOSAC y el Partido
Obrero y llegaron directamente a atacarnos con palos, con golpes y nos
tiraron petardos, piedras y botellas". "No entiendo al señor Sampayo
que dice que no vio, cuando hay videos y fotos y todo el mundo lo
vio... no sé qué quiere justificar", apuntó.
        "Había jóvenes estudiantes y no entendían lo que pasaba, porque los
mismos maestros nos estaban golpeando", cuestionó. "Si este mensaje
dejan los docentes, no sé dónde vamos a parar", añadió Leonardo
Aguilar, acotando que "están generando violencia de pobres contra
pobres".
        "Me pegaron y me patotearon en el piso con palos y con las manos",
finalizó Miño, agregando que "nos siguieron pegando y nos persiguieron
varias cuadras".