EMPRESARIOS DENUNCIAN CONTROLES 'AGRESIVOS' DE PREFECTURA


    Manuel Caballero, directivo de la firma Cruz del Sur, perteneciente a la española Fandicosta denunció que un inspector de Prefectura “se extralimitó en sus funciones realizando una inspección desproporcionada al buque potero Angelus que ya había sido despachado sin novedad desde el  puerto de Buenos Aires”.
    Al relatar la odisea vivida durante los días en que el buque permaneció retenido, el directivo indicó que no entiende “cual fue el detonante para que el inspector reaccionara de una manera agresiva y  hasta jactanciosa como lo hizo, siendo que al zarpar del puerto de Buenos Aires nos inspeccionaron el buque y todo estaba en orden”, dijo, y al puntualizar en ese sentido  agregó que resultaba por demás extraña la actitud del inspector “que nada lo conformaba”.
    “Levantábamos pendientes, pero siempre había algo más  y no entiendo por qué tantas exigencias siendo que hubo otro barco que ingresó y nadie se arrimó a él y a nosotros hasta uútimas horas nos tuvieron a las vueltas y la verdad  es que quedé disgustado porque yo apostaba mucho a este puerto, inclusive, -agregó-  he discutido  con la matriz en España para poder operar aquí por la cercanía, porque considero que Deseado tiene una perla que es la pesca que está a 6 0 7 horas pero parece que te echan por que te ponen piedras en el camino ”, recalcó.
    Consultado si a pesar de lo ocurrido traería nuevamente sus buques sostuvo que vivió una tensión que no la había vivido, puesto que  “la actitud del inspector era terminante y parecía que no nos iba a dejar navegar más y yo tenía 30 familias que no sabía que hacía si mandarlas para la casa o esperar, y eso me generó una gran frustración y ahora para traer de nuevo los barcos la verdad es que tengo que evaluarlo, las intensiones están pero con estos disgustos tengo que repensarlo” ,reflexionó .

Pasaron de largo
    “Quieras o no esto trasciende  las empresas se enteran de lo que pasa y se asustan y se marchan;  y me comentaron que ante lo ocurrido dos buques chinos que iban a venir a Deseado desistieron de atracar en este puerto y se fueron a otro muelle”, acotó.
     El gerente de Cruz del Sur quiso dejar en claro que la fuga masiva de buques no pasa por los costos de la estiba que tanto se puso en relieve durante los últimos días sino por  los costos del flete marítimo. “La verdad es que de la estiba no tengo nada de que hablar,  por el contrario, estoy muy satisfecho con el trabajo y se lo manifesté a Chiche Santi de la empresa de Estibajes;   a los empresarios lo que nos mata son los costos de los fletes que duplica a los costos de Mar del Plata;  por ejemplo  en Mar del Plata consolidar un contenedor para exportación sale 4 mil dólares y aquí en Deseado sale hasta 8 mil y eso para las empresas de calamar que son empresas más pobres cuesta sostener y justo ahora que el precio  está bajo porque hay mucho calamar fuera de la milla 200 es difícil venderlo y se vende barato”, se sinceró. (Mar y pesca)