EL ADIOS A JOSE STAINNEKKER

 
 
El fin de semana pasado falleció José Stainnekker. Fue un orgulloso integrante de la Prefectura Naval, pero lo recuerdo como el paciente y amable cobrador de los libros que le comprábamos a Eduardo Benedetti, de Agencia Sur. No había librería en Deseado, no había débito ni crédito; era la única manera de comprar libros en doce cuotas fijas. En esas cobranzas mensuales tuvimos largas charlas. Ultimamente lo encontraba en Nuevo Centro, a media tarde, comprando el diario.
Mario dos Santos Lopes
 
Es cierto, recordamos el trato respetuoso y cariñoso de quien nos cobraba las cuotas de los libros y se quedaba a charlar por largo tiempo. Una persona gentil y cariñosa preguntando siempre por toda la familia. Una gran persona por sobre todas las cosas. Mi cariño para su familia y el recuerdo siempre en el corazòn.
María Silvina Cudugnello
 
..qué pena, mi querido José, que tan amorosamente me recibió hace más de 30 años. Un abrazo a su familia.
Sandra Encina
 
Todavía conservo los libros que compré con mis primeros sueldos en los años ochenta; en el pueblo habían dos cobradores, uno de ellos era don José Stainnekker, siempre muy amable y muy conversador.
Luis José Soto
 
Como no recordarlo persona mas educada no he tratado. .. con un gran carácter muy firme en sus convicciones, muy cariñoso, cordial, pensando en la familia... muy generoso y un lector del diario como nadie. . Te vamos a extrañar Jose un abrazo a Stella su hija y a su señora.
Beatriz Fernández
 
 Lo conocí !Un hombre amable correcto y educado.También venía a cobrar los libros que nos vendía Eduardo en la escuela.Lamentable su deceso .Mis condolencias a su familia.
Marta Ester Ventura
 
José era un gran hombre,un «Señor», lo conozco desde muy chiquita cuando mis papás nos compraban una enciclopedia cada tanto para que tuviéramos de consulta en la casa, tambien recuerdo que llegada la secundaria donde cada profe nos recomendaba un libro para su materia, él nos prestaba los libros de sus hijas ya que nosotras éramos muchas y no podíamos comprarlos. Años después mi primer trabajo fue cuidar a Camilita Tártara cuya familia alquilaba una casita a don José y Tina, vecina a la de ellos, allí nuevamente solía verlo y charlar en su hermoso jardin. La vida los golpeó muy duro sin embargo nunca se quejaba, siempre pausado, gentil amable. Se lo va a extrañar sin lugar a dudas. 
Violeta Martínez
 
José «El Ruso» Stainnnekker... el mas grato recuerdo guardo de él... excelente persona... tenía el gran orgullo de haber levantado él mismo su casa... y toda la esquina también es de su mano... gran ejemplo para muchos... manteníamos una buena relación desde que ingresé a Prefectura a hacer el servicio militar y él era mi superior y al volver a Deseado yo como Oficial de Prefectura pudimos trabajar juntos en la Oficina de Intendencia hasta que dejé la institución, no obstante continuamos relacionándonos en el pueblo... Ahora descanza en Paz... Abrazo a su esposa, hija y nietos con el deseo de una cristiana resignación...
José Simón Galarza
 
Mi abuelo hermoso. Una persona honrada y laburadora. Siempre le gustaba tener su casa linda y encontraba algo para hacerle.. de esos hombres q no podian estar quietos. Ahora estas con mi mamá alla arriba, se q estas feliz y en paz xq estas con ella.. Con Adan nos acordamos cuando te hizo los chorizos al horno (no podias comer eso y nunca nos habias dicho jaja) despues estuviste varios dias a sopa, como te gastabamos abuelo! Ya nos vamos a reencontrar todos alla y vamos a volver a ser felices como nos merecemos. Te queremos... Evan, Guille, Adan, Noe y yo..
Daiana Viusen
 
José Stainneker...Cómo no recordarlo con cariño a un vecino de toda la vida!!!!! ya quedan pocos.......gente honesta, gentil, atento, cariñoso, muy trabajador, salía de Prefectura y junto a sus compañeros de trabajo Escalante y Carrizo construyeron sus casas, uno ayudaba al otro, trabajaban de sol a sol, así levantaron sus viviendas y les quedaba tiempo para cobrar boletas, lamento mucho su partida, gran ejemplo de persona! agradezco a Dios haber conocido y compartido momentos tan felices junto a personas de tan buen corazón. Un abrazo grande a Tina, Stella, hijos, nietos, familiares y amigos que cosechó a lo largo de la vida.
Dora Álvarez