DOCENTE DENUNCIA QUE LE DESCUENTAN CUOTAS DE VIVIENDA PERO NO LLEGAN AL BANCO HIPOTECARIO

Los anuncios formulados por Pablo Grasso, titular del IDUV, en relación con las inspecciones y verificaciones tendientes a regularizar el cobro de cuotas y la ocupación de viviendas en toda la provincia generó reacciones y consultas sobre las situaciones particulares que se producen en cada localidad.
Florencia Gondra, adjudicataria desde hace años de uno de los barrios de Puerto Deseado, comentó que "cuando inicié el convenio con el IDUV para que me descontaran por planilla el monto más bajo, y estaba por aumentar el importe, al aumentarme mi sueldo, para terminar de saldar más rápidamente, me di cuenta a partir del 2009 que no quedaban acreditadas las cuotas que descontaban de mi sueldo".
"Desde ese momento y hasta diciembre del 2015, donde decía ´pagos ingresados´ no figuraba ningún pago ingresado y sí me aparecían cuotas atrasadas, impagas, de varios meses, y se sumaba la del mes con punitorios", explicó.
Esa situación la llevó a no aumentar el monto del dinero a descontar mensualmente "hasta que esto se ordenara", acotó, tras lo cual realizó consultas telefónicas, que le generaron solamente "respuestas ambiguas". "Me decían que ellos no tenían nada que ver, que es un problema del banco, y me cansé, por lo que mandé una carta documento al IDUV, detallando la deuda que me aparecía en el último resumen del banco Hipotecario, puntualizando que ese dinero salía de mis haberes pero no se destinaba a lo que correspondía, que era acreditar ante el Banco Hipotecario el pago de la vivienda", añadió.
La docente recordó que "en 1995, cuando empezaron a aparecer de golpe las cuotas cobradas por ese banco, el IDUV no nos había avisado, porque antes era el IDUV el que cobraba esas cuotas". "En ese momento, a través de un estudio jurídico, pudimos averiguar que el IDUV cedió la administración y cobranza, o sea que ellos cobran por cuenta y nombre del IDUV, así que aunque uno quede como atrasado, no queda como deudor del Banco Hipotecario", puntualizó.
"El problema -planteó- es que lo que uno paga no llega al banco, que es el ente que cobra, y por eso pregunté en la carta documento hacia dónde va ese dinero que nos descuentan todos los meses y quién se estaba beneficiando con eso".
A esta altura comentó que el IDUV le respondió con "una carta documento muy escuetita, diciendo que habían revisado mis cuentas y que yo no registraba deuda". "Esto no nos compromete ante el banco pero sí que al cierre de la deuda total de la vivienda hay un montón de pagos que han quedado flotando en el aire", agregando que "ahora voy a enviar una carta documento al Banco Hipotecario, explicando lo que me pasa y lo que respondió el IDUV, porque evidentemente el problema no es del Banco Hipotecario, sino que es un problema originado en Río Gallegos". "Voy a tener que ir a un abogado, porque el IDUV se hace el distraído, porque debe sucederlo esto a mucha gente en toda la provincia, y si es así, alguien debe estar haciéndose una pequeña América todos los meses", adelantó la mujer.