ALGUNAS HERENCIAS QUE NOS DEJA MARCOS OLIVA DAY

Hablar de Marcos Oliva Day es, entre otras cosas, recordar a KOHSPY (flor, en tehuelche), la primera entidad ambientalista de Puerto Deseado, antecedente de CONOCIENDO NUESTRA CASA, de la seguramente algunos tendrán memoria.
Y su firmeza en la defensa de la naturaleza cuando Pescasur contaminaba la ría.
Y las denuncias judiciales por derrames ambientales. Me enseñó el principio de "contaminador-pagador".
Gracias a él conocimos, nosotros y nuestros oyentes, a navegantes solitarios, escritoras turcas, familias francesas que exhibían juguetes de todo el mundo, estudiantes de distintas universidades, científicos, biólogos, aventureros, y a su hermana Emma, otra entusiasta de la vida y los valores, que ha replicado la obra de la Fundación en su escuela de la provincia de Buenos Aires.
Nos hizo conocer a su padre, un enamorado de la Patagonia que siempre soñó con un país mejor y lo identificaba con la canción de Patxi Andión, "Padre"... "Y no quisiste jamás/ salvarte solo/ porque no hay salvación decías/ si no es con todos".
Me hizo reflexionar cuando el "humor", especialmente el humor porteño, llevaba a la burla, y me hizo saber lo que es el carientismo, la broma hecha con afecto y sin lastimar al otro.
Nos hizo saber que los pequeños gestos tienen valor, y que es bueno difundir lo bueno que se hace, porque hay que multiplicar el buen ejemplo.
Compartimos la amistad de Andrés Randisi y el hermanamiento de dos proyectos basados en el respeto, el cariño y la solidaridad.
En la última entrevista que le hice, hace un par de semanas, fue clarísimo al plantear el peligro que corre el muelle de Ramón, pero hasta ahora no se hizo nada. El mejor homenaje sería escuchar lo que dijo y seguir con una actitud firme frente a cualquier deterioro de nuestro ambiente, y aprender a reírnos con el otro usando el carientismo que él nos enseñó.

Mario dos Santos Lopes.