ALEJANDRO CRUCICH RECUERDA A MARCOS OLIVA DAY

"No se ama lo que no se conoce" M.O.D.
Día gris, como tantos de esos que solemos tener en nuestra vida, pero este además es muy triste. Otro amigo se adelantó en el viaje, hoy tal vez esté mirando la inmensidad del mar junto a Marito Brozoski y a José (Koltum). Ese mar que tanto amaba,; que hizo conocer, amar y respetar a grandes y chicos. Cuando llegó a Deseado le preguntó a Andres Rafael Randisi Andres Que podía hacer por el lugar y él le señaló "el mar". Allí comenzó el derrotero de este educador aventurero. Allá por 1983 creo "Conociendo nuestra casa " con la premisa "no se ama lo que no se conoce" y formar valores a partir del respeto y el conocimiento del lugar donde se vive. Siempre decía "puedes elegir la orilla que quieras ". El aula-garage en tu casa será recordada por muchos que se formaron allí, no sólo como kayakistas, sino como personas de bien.
Recuerdo un viaje a San Julián a competir con los Pamperos y una noche en el albergue nos hicieron la cama turca y vos entraste y nos decías fueron los de al lado, vayan y denle vuelta con colchón y todo al que está durmiendo en la segunda cama que ese fue y zas: quién era? Tú Padre jaja....
Gran tristeza siento hoy querido amigo, pero como tú decías: siempre mira para adelante, hacia el horizonte, que nada te detenga. Quedará en mi ese abrazo interminable que nos dimos hace poquito cuando estuviste aquí y me preguntabas "cómo van los vuelos"? A pesar de tu espíritu de marino me dijiste una frase de Henry Ford y adoptada por aviadores "cuando todo esté en tu contra recuerda que los aviones despegan contra el viento y no a favor. Quedará en mi mente también las últimas palabras que pronunciaste ese día: "cuando el viento arrecia, no maldigas, no cambies el rumbo, sino ajusta tus velas ("alas" dijiste y te hechaste a reír) con esa sonrisa y ruido tan particular que tenías.
Has hecho historia en Deseado, tal vez Don Mario Lopes afine el lápiz y escriba tus aventuras. Tal vez Deseado debería tener tu nombre en algún rincón, tal vez deberíamos hacerte una gran despedida con un enorme, inmenso GRACIAS Marcos!
Podría escribir mil palabras más, pero las lágrimas empañan mis ojos y se torna borroso el teclado.
Buen viaje querido amigo, aquí seguiremos remando, contra viento y marea!
Gran abrazo a Malala y Marquitos, también a tus padres adoptivos Roberto Tito Pérez y señora.

Alejandro Crucich