A PARTIR DE ENERO LA PIROTECNIA QUEDARA PROHIBIDA EN TRELEW. ESQUEL Y MADRYN ENDURECEN LOS CONTROLES

 
La Municipalidad de Esquel intensificará los controles para evitar la venta y uso de pirotecnia, en el marco de la ordenanza que prohíbe comercializar, expender, usar, tener y transportar estos elementos, incluyendo aquellos que se encienden o accionen por medio de fricción, combustión o mechas.
 
Cuando se acercan las fiestas se amplían los controles para que los comercios no evadan la norma y no prospere la venta clandestina de cohetería, habida cuenta de que cada año se detectan domicilios particulares que veden pirotecnia, en algunos casos de fabricación casera que practican vecinos vinculados a fuerzas militares o de seguridad.
 
Los operativos los realiza el Departamento de Inspección municipal y la Policía, y se disponen procedimientos en la portada de ingreso a la ciudad. No obstante, muchos se las ingenian para introducir la pirotecnia con anticipación, y al momento de los festejos las explosiones son impresionantes, poniendo en vilo a los Bomberos ya que es zona con forestaciones, que pueden arder.
 
La ordenanza 195 contempla que la manipulación de pirotecnia por parte de niños y jóvenes acarrea todo tipo de peligros. Y que las detonaciones molestan a los vecinos, quitándole a la comunidad una convivencia pacífica.
 
Hace varios años el municipio y los vecinos realizaron importantes tareas de forestación en los alrededores de la ciudad, los que se ponen en peligro de incendio por el uso sin control de cohetería. La prohibición exceptúa el transporte de la mercadería en tránsito, destinada a la comercialización fuera del ejido municipal de Esquel, para lo cual se deberá presentar la documentación. También tienen excepción las Fuerzas Armadas y de Seguridad y a sus integrantes, en el ejercicio de sus funciones específicas; a los particulares e instituciones públicas y privadas para organizar espectáculos de fuegos artificiales en la medida que los lleven a cabo empresas habilitadas.
 
Para el caso de incumplimiento de la ordenanza, se fijan sanciones en 46 módulos y decomiso de la mercadería la primera vez; en caso de reincidencia 120 módulos más el decomiso de la mercadería, y en la tercera infracción se clausura el comercio por no menos de dos días.
 
Caso Madryn
 
En este escenario, el avance de Trelew en una legislación que prohíbe vender pirotecnia a partir de 2015 tuvo repercusión en Puerto Madryn, donde un grupo de vecinos esperan que las autoridades políticas traten un proyecto similar, presentado a fines del año pasado.
 
La iniciativa la presentó Paula Mariel De Font en el Concejo Deliberante a través de la Banca del Vecino. Tras un año sigue sin ser discutido ni impulsado por el Ejecutivo municipal.
 
Luego de que se aprobara la ordenanza en Trelew para prohibir la tenencia, acopio, depósito y venta de pirotecnia a partir del 6 de enero de 2015, la autora del anteproyecto local, De Font dijo que “es una tendencia a futuro, el que no esté al día con el control de la pirotecnia se va a quedar atrás, es un paradigma que va cambiando, para tener una convivencia mejor entre las personas y por un uso más responsable del ambiente”.
 
De Font adjudicó parte de la demora en el tratamiento del proyecto local a la situación institucional en Madryn en los últimos meses y agregó que a partir de la reasunción de Ricardo Sastre como intendente esa situación debería modificarse. “El último compromiso con el municipio fue que en la siguiente sesión del Concejo lo iban a tratar y ya no hubo porque hubo una crisis institucional y ahí quedó la cosa”.
 
La autora de la iniciativa dijo que “si es un municipio responsable tendría que tratarlo en la próxima sesión, a partir de ahora. Nos están dando ejemplos hasta los vecinos que ni siquiera se pensaba que iban a presentar su proyecto y tenían interés y en pocos meses lo lograron, pero aquí venimos despacito con todas las cosas”.
 
“Tengo la convicción de que la ordenanza va a salir y guardo la esperanza de que sea antes de este fin de año, porque correspondería y sería una devolución para la población”, dijo De Font. Explicó que se trata de una iniciativa “muy esperada y realmente no tiene contra indicación alguna”.
 
La vecina explicó que se trata de un proyecto “bastante estándar” y aseguró que es similar a iniciativas aprobadas en otros puntos del país. “El objetivo es controlar la pirotecnia, no prohibirla porque todos disfrutamos del espectáculo de colores en una fiesta, pero lo importante es controlarlo en la venta libre, en la libre manipulación de la población”.
 
La iniciativa prohíbe su venta libre y habilita su uso por parte de instituciones, “a través de un pedido y en manos de personal capacitado para su uso, porque la verdad es que se trata de pólvora, de un explosivo”. De Font aclaró que más allá de su trabajo con perros y otras mascotas, “esta ordenanza tiene otros puntos de interés que son de salud pública y seguridad en incendios, por ejemplo, y que también son tan importantes como la defensa de las animales, que en los épocas de uso frecuente, como las fiestas de fin de año, son los grandes perjudicados”.
 
DIARIO JORNADA